sábado, 20 de noviembre de 2010

Fuera osos.

Entró en el cuarto que tenía tres camas. Una era grande, otra mediana y la última pequeña. Dejó las dos primeras porque le parecían demasiado duras y se quedó con la tercera en la que Rebelde se acostó con la intención de no salir de ella en todo el día...hoy quería estar sola, no tenía ganas de escapar, ni de correr, ni de nada...así que puso un enorme cartel en la puerta de la habitación que ponía "Si no vienes para hacerme reír...no molestes" y se cubrió con un montón de mantas...no porque roncara y no quería que alguien la oyera, más bien para no quedarse muerta de frío, pues era muy friolera. Y colorín, colorado, este cuento se ha acabado.

4 comentarios:

  1. ¿Dónde está mi fin de semana "GREAT"?...que me digan dónde presento la reclamación que me voy para allá pitando...

    ResponderEliminar
  2. Aún queda el puente de diciembre, no está todo perdido. Por cierto, ¿por qué en la historia escoges la cama pequeña y sin embargo en la ilustración la niña aparece en la cama grande? Lo siento pero es que soy muy observador, jajaja. Y por cierto ya me quedó muy claro que no roncas, jajaja. Felices sueños.

    ResponderEliminar
  3. Estaba probándola...zzzzzz(y no, las zzz no son el zumbido de ningún insecto...me adelanto por si se te ocurría decirlo)zzzzzzzzzzzzzzzzzzzz...

    ResponderEliminar
  4. Veo que sabes anticiparte a mis comentarios, jajaja. Bueno intenta pasarlo bien de todas formas y que no decaigan esos ánimos, no te dejes influir por este tiempo por el tiempo.

    ResponderEliminar

¿?