miércoles, 12 de enero de 2011

Y llegó la calma.

Hay 14 grados, sol, ganas de salir a la calle... un invierno extraño este. He decidido tapar los oídos con unos tapones invisibles para no oír tonterías... y de momento funcionan. Después de la tempestad ya se sabe...

5 comentarios:

  1. Lo malo es que con los tapones no vas a escuchar las palabras que merecen la pena.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, mejor me los quito no vaya a ser que me suelten por la calle un piropo guapo y no me de cuenta jajaja... o piensen que soy de orejilla del sordete jaja... ainsss! toy pa allá.

    ResponderEliminar
  3. tapones para los oídos ... cosas peligrosas! como Papa Noel,

    ResponderEliminar
  4. Tapones que impiden escuchar tonterías... yo quiero unos.

    ResponderEliminar

¿?