sábado, 19 de marzo de 2011

No me gustan las despedidas.


Te voy a echar de menos... qué difícil es despedirse cuando ninguno quiere hacerlo.

5 comentarios:

  1. Por eso son mejores las bienvenidas...

    ResponderEliminar
  2. No te despidas nunca entonces...

    (me gusta la chica de los zapatos rojos...)

    ResponderEliminar
  3. Y a veces las despedidas son necesarias, aunque la voluntad no las acabe de aceptar.

    ResponderEliminar
  4. Como dice Mob, a veces es necesario despedirse aunque no quiera ninguno de lo dos, seguir es perjudicial para ambos y su entorno...¡que remedio me queda!

    ResponderEliminar

¿?