viernes, 22 de julio de 2011

Animalitos.


Pasarse unos días en el campo tiene su aquello, se suele decir que sirve para desestresar y todo eso, peeero yo creo que si nos ponemos a analizarlo, la cosa no es así. Claro hay casos y casos y el siguiente que voy a contar, cómo no, es el de servidora. ¿Que es muy bonito eso de oír a los pájaros?... pues puede, pero no tooooodas las mañanas a partir de las seis de la mañana encima de tu tejado porque han hecho nido y se dedican al pio-pio toooda la mañana, claro que un pio-pio dentro de lo malo se aguanta, peor es el Kikirikí de los dos gallos de mi vecino, esos se levantan primero... sobre las cinco y da la impresión de que uno está hasta afónico, parece que lo están matando. Eso por un lado, luego está el suave y dulce aroma del campo, que huele bien hasta que se ponen de acuerdo todos en abonar con el estiércol. Estiércol;  materia orgánica en descomposición, principalmente excrementos animales, que se destina al abono de las tierras. Unos huelen más y otros menos jajaja, unos mal y otros peor... aaarrrrrgggg!!!.
A todo ello hay que añadir multitud de bichos; moscas, moscardones, mosquitos asesinos, tábanos, abejas, avispas, arañas de todas las clases, hormigaaaaassss muchas hormigas, no aconsejo quedarse dormido en la hierba es muy peligroso...Y yaaaa... no cuento más, voy a buscar una receta con gallo... gallo con patatinas por ejemplo jejeje.

lunes, 18 de julio de 2011

Idioteces varias...



Y para qué lo voy a negar, soy de las típicas despistadas que todo le pasa... ponerme una camiseta al revés y estar toda la mañana por ahí sin darme cuenta, pasar inconscientemente por respiraderos del metro con vestido (Dios... esto fue en Francia todavía me acuerdo, aplaudieron y todo ¡qué horror! lo que me dijeron ni idea, de francés no sé ná), dejar las llaves dentro de casa y tener que entrar por la ventana después de pedir una escalera a mi vecino para llegar a la terraza... hacerme la interesante con el guaperas de turno en el trabajo mientras jugaba con la grapadora, graparme un dedo y disimular como si nada cuando dolía un hueeeeevoooo... decir "venga vamos a tumbarnos en el parque a tomar el sol y a pirar latín", y ese día salir profesor y alumnos al puñetero parque a dar una clase al aire libre... ¡muuuuy fuerte!, clases de latín al aire libre, pero, pero... peeeeroooo aún no entiendo en qué cabeza entra hacer algo así.

martes, 12 de julio de 2011

Avanti tutti...

Mmmmmm... sí, eso de ir en barquito está muy bien, vistas excepcionales... coges morenito... te puedes bañar en calitas a las que nadie puede acceder a pie... peeeeero, ¿es que sólo yo noto el vaivén de las olas?, que tenga que tomarme mis pastillas para el mareo por si las moscas vaaale, pero ¿qué pasa con la elegancia a la hora de caminar en un barco?... se pieeeerde... o te vas para los lados o caminas con las piernas más abiertas de lo normal, por eso de asegurar... y eso queda raro, muuy raro. Ehhhh que si alguien sabe el truco, soy toda oídos.

miércoles, 6 de julio de 2011

Las cosas claras.


Quizás crees que puedes jugar conmigo... pero aviso si lo haces, tú pierdes.