sábado, 10 de septiembre de 2011

Mi nuevo amigo...


Esto de que el lobo se las apañe de todas las formas posibles para hacerse mi amigo me gusta... sus visitas a media noche bajo mi ventana para cantarme a la luz de la luna, su afán por volverse vegetariano, el arrimar su cabeza a mi regazo pidiéndome caricias cuando ve que hablo con otros amigos... aunque sigue insistiendo en ir a ver a la abuela al bosque y mira que estoy cansada de decirle que allí no vive... ¿querrá llevarme a su terreno?.

5 comentarios:

  1. Pobre lobo...Él debe de cuidarse... Los tiempos cambian, los cuentos cambian... Y me gusta como los cambias tú, genial escritora.

    ResponderEliminar
  2. Pobre lobo?... yo lo trato muuuuy bien, si no lo hiciera no querría venir conmigo.

    ResponderEliminar
  3. Dichoso ese lobo...Dejate llevar por el lobo seguro tiene piel de cordero.

    Un Beso.

    ResponderEliminar
  4. Ok William, te hago caso... puede que hasta quien tenga más peligro sea él jajaja, que bien me quedó eso eh? jajaja... un beso ;)

    ResponderEliminar
  5. Que sí, que sí... pero no voy a ser mala Bea jajajja. Un beso guapa.

    ResponderEliminar

¿?