martes, 9 de octubre de 2012

Ahhhh otra cosa mariposa...


Mis "queridos" anónimos... tengo moderación de comentarios, eso no me quita de leer lo que poneis pero sí de publicarlos. Que nada, que tiene que haber de todo, lo entiendo, pero lo que no voy hacer es caso a las tonterías que últimamente me están llegando... así que lo siento, perdeis el tiempo.

Liándome... como siempre.


En mi afán de aventura siempre he querido descubrir las cosas por el lado bueno, mirar el vaso casi lleno y no vacío, pero la realidad no es otra más que nos rodea un mundo en el casi siempre tropezamos, por lo general más de una vez, y es que no todas las historias acaban felizmente y las que lo hacen podrían considerarse auténticos milagros. Siempre hay dos lados, hay cara y cruz, está el bien y el mal, el cielo y el infierno... sinónimos y antónimos.

Es fácil estar arriba, cuando se está, todo son aplausos y golpes de aprobación en la espalda, todo pareciera ser hasta perfecto... no es cierto y de ello te das cuenta cuando inesperadamente tropiezas y caes, si lo haces... lo haces sólo. Las palmadas llegan a ser abucheos o gestos de no quiero saber nada, es un quédate con tus miserias que cada quien tiene su vida... y esto, esto sí es cierto. Quizás por ello siempre hay que tener los pies pegados a la tierra y saber que en la vida nos podemos encontrar de todo. Aún así dentro de todo lo malo, en ocasiones encontramos pequeñas grandes cosas como yo las llamo. Como en un principio apunté, siempre hay dos caras, nunca prevalece una todo el tiempo, ahí es donde entonces aparece la suerte... sí creo en ella. Si tienes suerte de aguantar la tempestad, después llega la calma, siempre es así da igual en que orden pongas una u otra. Tendrá mala suerte aquél que una vez hundido no se vea capaz de volver a reflotar, bien porque es débil y no sabe como levantarse o bien porque la soledad y fracaso puede dar en un tanto por ciento elevado de las veces la estocada final.
El fuerte es el que sigue adelante, agarrándose con uñas y dientes a lo qe sea para continuar. Es fuerte el que sabe parar de llorar, el que después de la debacle se recupera, dá igual de qué forma si solo o acompañándose de alguien, claro para esto también interviene la suerte... porque levantarse con ayuda es más fácil y el vencido se incorpora mejor a todo.
¿Donde está lo bueno?... pues en eso, en esas pequeñas grandes cosas, en que te das cuenta de quien permanece a tu lado si desfalleces, en quien no... en que a veces pequeños detalles te ayudan a seguir.
¿Es cuestión de suerte entonces el que te toque ser fuerte o no?, ¿Es cuestión de suerte tener a alguien que te ayude, el encontrar esos detalles? ... ¿o es la forma de ser de cada persona la que nos hace ser de una u otra manera?.
Volvemos al principio... siempre hay dos caminos, de nosotros depende elegir, quizás la supervivencia esté basada en aprender de las dos caras de la moneda y no rendirse ante ninguna. Tocaremos el cielo en ocasiones, nos quemaremos con las llamas del infierno, caeremos, nos levantaremos si queremos seguir, seremos locos o cuerdos, tendremos la suerte de nuestro lado a veces otras ni la veremos... siempre está  el continuo cambio, pero... he aquí un pero, nunca debemos de perder la esencia de lo que somos, no es lo mismo aprender de los golpes o las victorias que nos muestra la vida porque han de ser así, que hacer de nuestra vida una chaqueta de quita y pon, y aprovecharnos de la bondad o la maldad para sacar algo a cambio. No es lo mismo llorar hasta que no puedas más y decir tengo que cambiar, que hacer llorar para que cambie lo me ha tocado... no, aunque esté el bien y el mal, el que es bueno padecerá y se amoldará al cambió pero no perdiendo sus convicciones, el que nada le importa irá de un lado a otro sin más.
Conclusión; siempre hay dos caminos, por los dos debemos andar, en los dos seremos siempre lo que creemos ser y no lo que quieran hacer los demás creer que somos. Debemos ser fuertes ante la tormenta y la calma... y por muchos lados de moneda que haya, nunca quitarnos la chaqueta ante ninguna cruz si somos la cara, aprenderemos a llevar la nuestra aunque haga calor en el infierno.

¿En qué estaba? jajajjaa en que filosofar no es lo mio.

lunes, 8 de octubre de 2012

Mi ilusión eres tú.


Y la magia en tus ojos es caricia en mi piel, es locura el deseo en tu boca de miel...

domingo, 7 de octubre de 2012

Loca.



Sí es cierto, estoy loca... un día arriba otro abajo, uno estoy, otro desaparezco. Así soy yo, pero si me conoces, sabes que a ti... a ti no te dejaría jamás.